El Alien que nos quiere violar

ADVERTENCIA: Este artículo contiene imágenes de contenido sexual implícito y explícito.

Se acerca el día del Samhain – o de Halloween, o de todos los Santos, o de como sea que lo llamen en tu casa – y a modo de celebración voy a hablar de Alien (Scott, 1979), una de mis películas de terror favoritas. Tranquilos, no voy a deshacerme en halagos con cada mínimo detalle del filme como hice con la Jungla de Cristal, esta vez voy a centrar mi atención en un elemento específico, en una de las técnicas que utiliza el filme para transmitir terror: el mensaje subliminal. Eso sí, voy a soltar un buen puñado de spoilers, así que si no la has visto y no quieres que te estropee la experiencia, ya puedes volver por donde has venido.

A pesar de que hace ya 37 años del estreno de Alien, la película sigue teniendo una gran relevancia en la actualidad. Esto se debe en parte a Ridley Scott que, en un apasionado empeño por estropear el buen nombre de sus pocas obras destacables, ha revitalizado el nombre de la franquicia con una precuela decepcionante y el anuncio de otra que seguramente me dejará igualmente deprimido (próxima parada: Blade Runner). Por otro lado, la influencia de Alien es reconocible en obras de todo tipo, ya sean películas antiguas, producciones modernas u obras de otros medios, su huella sigue estando viva.

Es esta vigencia la que hace que sigan apareciendo estudios y artículos que tratan de desentrañar los entresijos de su narrativa y los temas que ésta esconde. Uno de estos temas latentes es precisamente el que me interesa analizar hoy aquí: el sexual. Si estás repasando el recuerdo de tu visionado de Alien, tratando de descubrir dónde se supone que está ese trasfondo sexual del que estoy hablando, no te preocupes si no lo encuentras, como dije, es subliminal, está diseñado para que el espectador lo experimente y perciba sin darse cuenta de ello.

Si eres de esa gente que cree que un relato solo comunica únicamente lo que percibimos conscientemente como comunicación y descartas por completo la existencia de significados dobles u ocultos, quizá este artículo no sea para ti. O quizá sea yo quien acabe convenciéndote de que las películas pueden transmitir cosas más allá de las acciones y diálogos que presenciamos en ellas. ¡Reto aceptado!

Diseño visual

Muchas veces es difícil determinar el origen de las ideas que vemos plasmadas en una película, pero en el caso del trasfondo sexual de Alien, parece que está claro que el origen de esta idea se encuentra en la obra del escultor y pintor surrealista suizo H.R. Giger. Durante una estancia en París, Giger conoció al guionista Dan O’Bannon, ambos participaban allí en la preproducción de una película que nunca llegaría a realizarse (Dune de Alejandro Jodorowski). O’Bannon andaba en aquella época dándole vueltas a una idea para un filme sobre alienígenas, un proyecto al que le había puesto el nombre provisional de Star Beast. La idea le ilusionaba, pero no parecía acabar de germinar, hasta que el joven guionista contempló la obra de Giger, que fue para él como una revelación.

2-giger

Los cuadros de Giger son como oscuras representaciones de criaturas de pesadilla y poseen una carga sexual muy fuerte, creando una impresión ambigua que se mueve entre lo sombrío, lo violento y lo carnal. Era justo lo que O’Bannon estaba buscando, las imágenes de Giger alimentaron su imaginación y pudo acabar su guion, que no tardaría en renombrarse como Alien. Más tarde, O’Bannon reclutó a Giger para trabajar en la película con la aprobación de Ridley Scott, que también estaba interesado en el carácter sexual de la obra del suizo.

H.R. se encargó de diseñar todo lo que tuviera que ver con lo extraterrestre en la película, desde el planeta en el que aterriza la tripulación de la Nostromo para investigar la misteriosa señal que detiene su regreso a la Tierra, hasta la misma criatura alienígena que quiere matarlos durante gran parte del metraje. De este modo, la misma sexualidad y terror que transmiten sus cuadros la encontramos ahora también en los fotogramas de Alien. Puede que en la película el componente sexual no sea tan flagrante como en los cuadros de Giger, pero sigue estando ahí.

3-cabezas
A la izquierda el cuadro en el que se basó el diseño del alien. A la derecha una representación del alien tal y como lo vemos en la película.

Por ejemplo, el diseño de la criatura alienígena hace referencia en varios aspectos a la sexualidad masculina. Quizá el más claro de estos aspectos es su cabeza, que tiene una forma fálica, referencia sexual que se hace más evidente cuando observamos el cuadro en el que se basó su diseño, donde la similitud es más obvia todavía. Del mismo modo, las otras fases de crecimiento del alien (pasa por 3 formas antes de convertirse en el que vemos arriba) o las estructuras que constituyen el interior y exterior de la nave alienígena, encierran también cierto significado sexual.

Sexo y discurso

No estáis convencidos, puedo verlo en vuestra mirada, estáis pensando: “Este lémur no es un libidinoso, ¡es un salido! y no para de ver penes por todas partes”. Bueno, sin acritud, eh. Vuestras dudas son comprensibles, al fin y al cabo el diseño de un personaje, de un decorado o de un elemento de atrezo es solo eso, un diseño, una forma, no tiene por qué ser un “mensaje subliminal”. Es como la palabra “SEX” que aparece en El Rey León (según Disney “SFX”), eso no es un mensaje, eso es que los animadores se aburrían y escribieron esa palabra por echarse las risas. La cabeza del alien, como la palabra “SEX”, es un elemento que no actúa dentro del discurso de la película, es solo algo que está ahí, y que tenga forma de pene para algún espectador malpensado no lo convierte en símbolo de absolutamente nada.

Estoy de acuerdo, el asunto es que el discurso de la película sí que apoya estas lecturas sexuales, algo que puede comprobarse al analizar algunas de sus escenas. Recordemos lo que sucede en el tercio inicial de la película, donde asistimos a una escena de sexo sin darnos cuenta:

La tripulación de la nave comercial Nostromo ve interrumpido su viaje de regreso a la Tierra al recibir lo que parece una señal de socorro proveniente de un planeta inexplorado. El capitán decide aterrizar e investigar la superficie. Poco tardan en encontrarse con el origen de la señal: una nave alienígena abandonada. Durante la exploración de esta nave, Kane, uno de los tripulantes, es atacado por un organismo desconocido y sus compañeros lo trasladan de regreso a la Nostromo. La criatura muere y Kane parece recuperarse, pero poco después otra criatura surge del pecho del hombre, matándolo en el proceso y huyendo después.

Vale, esto sí que es indudablemente sexual, la criatura alienígena se lanzó al rostro de Kane para plantar su semilla, ésta se incubó en su esófago y poco después nació un nuevo alien y al hacerlo, mató a su huésped. Nos han colado una “escena de cama” y ni nos hemos enterado, pensábamos que era un ataque motivado por el instinto de defensa del alienígena, pero está claro que no, la motivación era su instinto de reproducción: sexo.

“De acuerdo, hay sexo pero, ¿qué tiene esto que ver con el diseño y los penes que no paras de ver?” Repasemos la escena que acabo de resumir con imágenes y fijémonos en el diseño del decorado del planeta alienígena:

4-escena

Primero tres tripulantes salen a explorar el planeta. Ningún pene a la vista de momento, continuemos.

5-escena

Después se encuentran con una nave alienígena. La forma de la nave, ¿no os recuerda a dos piernas abiertas? “Eh… no. Estás enfermo. Yo que tú me lo iba a mirar a un psiquiatra de lémures o algo”.

6-escena

Vale, ¿qué se encuentran los exploradores entre las “piernas” de la nave? No me digáis que esas dos cavidades no se parecen a dos vaginas. Mmm, aún no estáis convencidos. Prosigamos.

7-escena

La vagina… digo la cavidad izquierda, da paso a un pasillo angosto que nuestros protagonistas recorren hasta encontrarse con…

8-escena

… una sala donde, según Kane, hace mucho calor y está llena de huevos. Admítelo, son óvulos. Los tripulantes están explorando los ovarios metafóricos de un alienígena. Después ya sabemos lo que pasa, Kane se acerca a uno de los huevos, éste se abre y de dentro sale la criatura que lo insemina por vía oral. Se produce así una recreación del proceso reproductivo humano con un pequeño giro, en este caso es el espermatozoide (Kane) el que recibe la semilla. Ésta crecerá dentro de él hasta el momento del parto, que no solo será doloroso, sino también mortal. Joder, no me extraña que haya un porrón de estudios con lecturas feministas sobre Alien.

El sexo como vehículo de terror

Espero haberte convencido de que Alien posee un trasfondo sexual bastante intenso, o al menos espero haberte inoculado la semilla de la duda (ya paro de hacer metáforas con semillas, lo juro). Hay más ejemplos en la película donde el diseño visual y el discurso del relato se alían para crear simbologías y dobles significados, pero voy a dar el tema por zanjado. Así me da tiempo para profundizar brevemente en la manera en que se utiliza este espacio de lo subliminal para transmitir miedo.

Las películas de terror tienen a su disposición muchos elementos para lograr despegarnos de la seguridad que nos otorga la realidad y colocarnos en un lugar incierto, cercano a los miedos que tratamos de evitar, esconder o disimular en nuestro día a día. Alien nos acerca a sus horrores a través de las sensaciones que se destilan de elementos como la oscuridad del espacio, el hermetismo de la Nostromo, la fragilidad de los personajes, etc. Todos estos elementos se apoyan los unos en los otros para crear sensaciones, para transmitirnos miedo. Entre ellos también se encuentra el trasfondo sexual.

¿Por qué ir a lo sexual? Porque el sexo es un tema que incomoda, es algo que (parafilias aparte) se suele considerar personal e íntimo. Y aunque desde finales de los ’70 el público ha ido aceptando cada vez más contenido sexual en las películas comerciales, todavía tendemos a sentirnos un poco más nerviosos con éste que con otros temas (la muerte o la guerra, por ejemplo, suelen parecernos más tolerables). Si a esto le añadimos el plus de estar en una sala de cine con otros 40 desconocidos o en el sofá de tu casa compartiendo la película con tus padres, los niveles de incomodidad se salen del gráfico.

9-facehugger

El sexo que se insinúa en Alien tiene además dos características que lo acercan más a lo terrorífico. Por un lado el acto sexual es llevado a cabo por una criatura alienígena, lo cual hace que todo sea más perturbador y desconcertante. Por otro está el hecho de que son relaciones no consentidas, la inseminación de Kane, por ejemplo, es una violación oral en toda regla (que acaba en embarazo porque… alienígenas). El resto de muertes de la tripulación, si bien no tienen que ver con el instinto reproductivo del alien, siguen teniendo una tremenda carga sexual y de violencia: Parker y Brett mueren después de que sus cráneos sean penetrados por las fauces del alienígena y parece sugerirse que Lambert es ensartada por la cola de la criatura.

Así que tenemos a un alien que no solo es un asesino implacable, sino que también es un violador por naturaleza. De este modo se ataca a la audiencia de forma doble, se les transmite terror por vía de lo que comprende conscientemente (el alien es un asesino) y a través de lo que percibe sin darse cuenta (el alien es un violador). Estos dos terrores se van haciendo cada vez más fuertes según avanza el metraje, a medida que el número de tripulantes se va reduciendo y sus recursos para defenderse se antojan cada vez más inútiles. Todo termina en un clímax donde Ripley, última superviviente de la Nostromo, se encuentra desnuda y sola frente a la criatura, el terror vuelve a embestir, y vuelve a hacerlo por partida doble.

10-final

¡Hasta la próxima!

¿Sigo sin convenceros? ¿Seguís sin ver los penes? ¿No os interesa? ¿Ya lo sabíais? Vale, dejo de insistir y divagar. Pero si veis la película este Halloween y os entra un miedo incomprensible a ser violados por un alienígena, ya sabéis cuál puede ser el motivo.

¿Te mola la subliminalidad de Alien? ¿Te gustaría saber más? Entonces quizá te interese este artículo. No solo habla del trasfondo sexual de Alien, sino que discute varias de las lecturas feministas que tiene la película, proponiendo finalmente una propia, que es discutible a la par que interesante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s