Recomendaciones para Halloween

¡Hola Faunófilos! Halloween ya está aquí, y en Fauna Cinéfila queremos celebrarlo con esta lista de recomendaciones. Las que aquí aparecen son algunas de las películas de terror que más nos han gustado, así que si seguís con dudas sobre qué ver este Samhain, esperamos que esto os ayude a decidiros. Si por casualidad veis alguna y queréis decirnos lo buena recomendación que ha sido o queréis tirarnos algún tomate podrido porque no os ha gustado nada, no dudéis en comentar aquí, en nuestra página de Facebook o en Twitter.

Terror Indie

Lémur Libidinoso:

babadook

  • Babadook (Jennifer Kent, 2014)

Filme de terror psicológico en el que los mecanismos y convenciones tradicionales del género, más que actuar como simples generadores de sustos, se ponen al servicio de la narrativa. La atención en Babadook se centra en la construcción y desarrollo de los personajes, en ellos germina el terror y es a través de ese terror que llegamos a conocerlos. Interpretaciones sólidas, aires setenteros y guiños visuales a Méliès completan el paquete.

Night Owl:

it-follows

  • It follows (David Robert Mitchell, 2014)

Sutil y sensata película que en 2014 conquistó algunos de los festivales más importantes. Incorpora un componente de desnuda intimidad y consigue una fórmula inteligente y corrosiva. Su premisa es la más sencilla de todas, el terror que te persigue con tenacidad allá donde vayas: la exposición a la omnipresencia de lo desconocido. Planteamiento valiente que crece a medida que avanza gracias a un Mitchell magistral a la hora de trabajar con los márgenes borrosos de su guión. Ésta será la pesadilla de la que no te podrás deshacer, no esperes nada ligero ni fácil de dejar atrás.

Pez Payaso:

the-witch

  • La bruja (Robert Eggers, 2015)

Cuando el miedo toma forma de terror psicológico. Robert Eggers se estrena con un largometraje en el que una creencia religiosa enfermiza lleva a sus protagonistas hacia el límite de la fe. La Bruja es para aquellos que buscan algo más que sustos estratégicamente calculados y que disfrutan con un ambiente que sugiere lo prohibido, en la que el género vuelve a sus orígenes para hechizarnos con su elaborada y constante tensión.

Old School

Night Owl:

scream

  • Scream (Wes Craven, 1996)

Una saga posiblemente más denostada por su prolongada explotación comercial que alabada por unas raíces insólitas. Lo cierto es que Scream incorporó tonos originales y su melodía acabó inaugurando un género. Es la elección perfecta si buscas esa esencia de incertidumbre en la que cualquier giro es verosímil, precisamente ahí se halla la genialidad de Craven, en lo inverosímil como crítica a un género maniatado por sus propios estigmas. Palabras más osadas: un homenaje al cine de terror adolescente que en los 80 asolaba las pantallas.

Pez Payaso:

rosemarys-baby

  • Rosemary’s baby (Roman Polanski, 1968)

De terror son nuestras recomendaciones y de terror es la atmósfera que te envuelve en Rosemary’s baby. La angustia y la soledad son las protagonistas de esta pesadilla de la que no es sencillo despertar. Roman Polanski nos presenta una inquietante historia en la que el miedo se presenta en forma de asfixia, ahogando al espectador hasta llevarlo a la situación de desesperación de Rosemary.

Lémur Libidinoso:

the-thing

  • The Thing (John Carpenter, 1982)

Doce hombres en un puesto de investigación científica de la Antártica se enfrentan cada día al frío, al aislamiento y a la convivencia, pero es cuando entre ellos se cuela un alien asesino capaz de imitar el aspecto de cualquier ser vivo, que la cosa se pone realmente fea. Carpenter se lo debió pasar en grande jugando al quién es quién, usando elipsis temporales y pistas falsas para mantenernos siempre al borde del sillón. Muy recomendable.

Para morirse… de risa

Pez Payaso:

what-we-do-in-the-shadows

  • Lo que hacemos en las sombras (Taika Waititi, Jemaine Clement, 2014)

¿Qué pasaría si cuatro vampiros de épocas diferentes compartieran piso en la actualidad? El resultado es una comedia de lo más recomendable para todo aquel que posea la capacidad de apreciar lo disparatado. La absurdez de las situaciones cotidianas o los problemas derivados de su condición de vampiros hacen de esta película con formato de falso documental un título refrescante para el género trasnochado  de colmillos y chupasangres.

Lémur Libidinoso:

tucker-dale

  • Tucker & Dale (Eli Craig, 2010)

A ver si os suena: unos universitarios se van de camping, en medio del bosque se encuentran con dos hillbillies de aspecto perverso y los jóvenes empiezan a morir uno a uno. Suena a trillado y en efecto, lo es. Pero la película lo sabe y utiliza su previsibilidad para ir desmontando con gracia los estereotipos que plagan el cine de terror. Obligada para frikis del género y muy recomendable para cualquiera que busque echarse unas risas.

Night Owl:

final-girls

  • The Final Girls (Todd Strauss-Schulson, 2015)

Puede que esta comedia de 2015 no consiga defender la sátira del slasher como algo más que una idea manchada de sangre falsa, pero lo cierto es que trae buenas intenciones. Posiblemente más inspiradora como premisa que como largometraje, se agradece que no cometa el error de tomarse muy en serio a sí misma. Una parodia que ataca los puntos débiles del género, ideal para ese día de descarada repulsa por estándares y estigmas caducos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s