Star Wars. Cómo renovar una baraja anticuada y que el truco siga funcionando

La magia de una simple carta que introduce posibilidades alentadoras

Este jueves se estrenó la segunda película que el universo de Star Wars trae desde que se anunció en 2012 el renacimiento de la saga. A raíz del fallido intento de precuela que fueron los episodios I, II, y III, y con la venta de Lucasfilm a Disney, sobra decir que las expectativas son altas.

Y como siempre que hay expectativas en juego, surgen voces críticas y recelosas que plagan internet, golpeando el teclado con mucho ruido desde detrás de sus pantallas de ordenador. Así que aquí estoy yo, un mote de animal pretencioso, un chiste de crítica cinéfila, y vengo a meter mi nariz.

Podríamos discutir sobre el interés real que tiene para el gran público retomar una saga ya retomada, si no fuera, claro está, por aquellos milloncitos que se quedaron en los bolsillos de Lucasfilm a principios de los 2000. Y lo cierto es que yo no discrepaba en absoluto con todas aquellas vocecillas escépticas que mostraban cierta reticencia ante este tipo de proyectos reciclados. Pero entonces Disney comenzó a destapar algunas de sus cartas y a posarlas sobre la mesa, y no pude evitar sentir curiosidad. Esta nueva incursión en la Galaxia la protagonizaría una mujer, y el patrón parecía que había llegado para quedarse, porque se repetiría este año con Rogue One. Disney tenía mi atención.

De modo que, aún cuando ésta última parece distinguirse de sus compañeras comprendiendo que la riqueza de este universo no tiene por qué ceñirse a la tragedia griega de una familia maldita, era en el Episodio VII en donde yo veía la oportunidad de reformular planteamientos obsoletos de una saga tan desgastada como traslúcida.

Lo único que añadía la nueva fórmula era una mujer a la cabeza, y dicho esto, aquí me presento yo para confirmar cómo la idiotez del gran público se articula en que el mago no tiene más que cambiar una carta de sitio para hechizarnos. Pero dejadme que defienda la validez de mi interés.

lt12
Tú quédate ahí, muy casualmente, que ya hablamos el resto.

Antes de nada, situémonos. ¿Cómo renueva el Episodio VII el planteamiento inicial de Star Wars? Ya no hay un trío de inadaptados protagonistas, ni rastro queda ya del convulso panorama político de la Galaxia con un Imperio en peligro y una República que todavía no ha aprendido a lavar sus trapos sucios en privado, nada de legendarias batallas entre el lado bueno de la fuerza y el lado malo, ni siquiera hay un Skywalker en el tablero haciendo peligrar esa balanza que el joven Anakin había equilibrado para siempre. Bueno vale, nada de autoengaños, es posible que casi la totalidad de la baraja sea reciclada, se ha tirado de brocha y pintura, se ha adelantado la historia, y se ha esperado pacientemente nuestro dinero desde una cómoda butaca detrás de la taquilla del cine.

Ignorando esa acusación que nos señala como los corderitos que pacíficamente hacemos cola como nuestros amos nos ordenan, y también pasando por alto que probablemente sois conscientes de mis problemas con esta saga, reconoceré con la cabeza bien alta que a mí esa carta femenina me mete en el bote. Lo que no se puede negar es que una mujer en poder del sable láser introduce un cambio generacional con repercusiones mucho mayores que el viaje hacia la fuerza de un joven destinado a grandezas.

¿Y dónde está ese giro vertiginoso que dices ver? Bueno, no hay más que ver la transición que ha llevado a una de las sagas más relevantes del cine a tratar a su protagonista femenina desde damisela en apuros a centro de la evolución dramática de los acontecimientos.

c65b5e1b129e17340d515c6b79e61d7a
Sí, lo recordáis bien, en esta secuencia el que acaba inconsciente y desvalido es un hombre.

Podría parecer que ahora, una vez comprendido que el truco del mago no era tan espectacular como pudiera haber sido, resulta difícil defender el potencial que yo veía en una renovación parcial de las cartas en juego. De modo que, ante todo, voy a ignorar aquí todo aquello que me gustaría que hubiera funcionado en el Episodio VII, y hasta voy a pasar por alto todo aquello que podría haber incluido la figura de Rey.

¡Inciso! ¿Sabéis que es más complicado encontrar una figura de acción de Rey en cualquier stand de merchandising de Star Wars que escuchar una canción de Taylor Swift que no hable de amores y desamores? En serio, literalmente, hay soldados imperiales o rebeldes blancos de complexión ordinaria. Joder son extras, ¿¡tienen jodidos extras a la venta pero no a su protagonista?!

Dejando atrás mi arrebato emocional… Que Disney no comprendiera en ningún momento el potencial de su nueva carta en juego no quiere decir que limitasen su efecto. Las niñas de hoy en día se criarán viendo a Rey en “el centro del fotograma”, sujetando un sable láser en un cartel con el que se empapelarán las calles, ya nada queda de la acaramelada Natalie Portman que posaba su rostro en el hombro de Hayden Christensen, ni rastro del violentamente sexual modelo de playa que Leia tuvo que lucir mientras sus camaradas defendían su honor con grandes piruetas heroicas.

Antes de nada, supongo que es importante que aclare que realmente mis problemas con la saga original no se basan en su tratamiento del personaje femenino en términos generales. Aunque sí que lo considero un campo importante para una argumentación que defiende lo legítimo de este planteamiento “renovado” de la saga.

Si echamos la vista atrás, y atendemos a la inclusión de la mujer en los tríos protagonistas previos, creo que todos estaríamos de acuerdo en que ni Leia ni Padmé representan estrictamente el paradigma de princesa en apuros. La primera muestra un carácter agrio e irreverente mientras está “siendo rescatada”, la segunda personifica después de todo la esencia de la República como unión democrática garante de paz y justicia – sí, en ella se personalizan las fortalezas y debilidades de la República, de modo que ignoremos por un momento el historial de fracasos que incorpora el sistema político de la Galaxia –. En definitiva, ambas son líderes que siguen sus propios pasos.

tumblr_net18rbflc1rsrbdko2_500tumblr_nmrqw2rawf1teuex7o6_400

¡Sí, he dicho algo bueno de los personajes de Star Wars! Pero no corráis a celebrarlo todavía, con unos guiones que casi clasificaría en la sección de puzles de piezas gigantes para menores de 4 años, me aventuraría a decir que Padmé y Leia son líderes de cartón pluma. Sus funciones prioritarias no son liderar, ni siquiera aportar valores correctos, sino simplemente acentuar el interés dramático del arco de los protagonistas: el viaje de Luke hacia el Bien (la Fuerza), el viaje de Anakin hacia el Mal (Lado Oscuro). En este tipo de construcciones, las piezas son tan contadas que en ocasiones se superponen en un mismo elemento aquellos valores que se necesita que figuren, y en otras solamente se trata de posicionar al personaje donde lo necesitamos: la princesa como líder de la rebelión, necesitando ser rescatada. Trágicamente, Star Wars es tan simple y llana como el escueto resumen de: Bien vs. Mal. Y del mismo modo sus elementos trabajan y viven en esas dos dimensiones.

Es precisamente el historial de esta saga lo que sugiere que una simple carta puede hacer el truco interesante. Puede que no sea legítimo decir que un cambio tan leve introduce una renovación absoluta, pero sí se han de tener en consideración todas aquellas dimensiones no exploradas de un universo rico que ahora verán la luz. Si Star Wars se deshace de sus patrones de comportamiento más arcaicos, la historia podría ganar la relevancia y tridimensionalidad con la que relucirían mejor sus artificios. Esta carta es un paso correcto en una buena dirección.

Se trata entonces de un acicalamiento probablemente insuficiente, pero sin duda relevante, aún como única novedad en la baraja. Lo más sencillo para defender su trascendencia es mencionar el revuelo que ha causado en la opinión pública. Y sí, soy consciente de que Star Wars es un tótem sagrado y de las consiguientes reacciones protectoras que despierta, pero sigo sin poder contener las risas cada vez que recuerdo los críticos que acusaron a Rey de Mary Sue. Este tipo de críticas nunca podrán demostrarse como legítimas, del mismo modo en que no se podrá demostrar que no son más que la consecuencia de la férrea defensa que los fanboys ejercen sobre el preciado bebé “testosteronado” que era, hasta la fecha, Star Wars.

starwars_rey-1024x578
“¡Mary, apártate de ahí que me das sombra a los chicos, leñe!”.

Y nuevamente como parte de la muchedumbre adoctrinada, me declaro consciente de la estrategia de Lucasfilm de unirse a tendencias preestablecidas, pero tampoco puedo evitar acordarme de Kathleen Kennedy, quien toma las riendas de Lucasfilm 4 meses antes de anunciarse la nueva trilogía, como una posible responsable de esta nueva hoja de ruta. Rumbo que podría llevar a una directora a dirigir la próxima película de la saga. Aquí es donde podría encontrarse una de las ventajas irrefutables de esta trilogía: la incorporación de la figura femenina a la cabeza del blockbuster. Relevante es después de todo el desencuentro que las mujeres directoras han tenido con grandes presupuestos, hasta la fecha el blockbuster más taquillero dirigido por una mujer es Frozen (Jennifer Lee y Chris Buck). La única película dirigida por una mujer que se cuela en el top 100 de recaudación mundial de todos los tiempos, y ni siquiera la dirigió en solitario…

De modo que, Disney, Lucasfilm, Kathleen Kennedy, ¿queréis convertirme en parte de vuestros clones? Adelante, introducid esa carta, ofrecedme el dulce que tanto anhelo, dadme el manjar de la vaca india, atacad mis gustos personales y los de las tendencias de moda actuales. Bienvenidas sean las caries y el más que probable remordimiento posterior. Yo tengo a Rey y a Jyn Erso (Felicity Jones), y disculpadme pero, viniendo de Luke y Anakin, voy a disfrutarlo mientras pueda.

Anuncios

Un comentario en “Star Wars. Cómo renovar una baraja anticuada y que el truco siga funcionando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s