Mis problemas con Ghost In The Shell (2017) – Parte 1: El Prejuicio

Hola, soy Lémur Libidinoso y formo parte de la turba que recorre internet con tridentes y antorchas mostrando un cabreo tremendo por el trailer de una película que aún no se ha estrenado. ¿Qué tal?

A continuación expondré, de la forma más sincera y subjetiva que pueda, tres de los problemas más fundamentales que tengo con la nueva adaptación del manga de Masamune Shirow. Puede que la película aún no haya salido, pero hay trailers, así que me basaré principalmente en lo que creo que nos están vendiendo para prejuzgar la totalidad del filme. Sí, lo sé, un trailer no es material fiable en el que basarse para criticar una película, pero es lo que hay y necesito escupir mi veneno en alguna parte.

  1. Mi amor por la primera adaptación.

Lo admito, Ghost in the Shell de Mamoru Oshii (1995), es uno de mis animes favoritos de todos los tiempos y ese es uno de los grandes motivos por los que me cabrea esta nueva adaptación. Sé que es una razón totalmente personal y egoísta, pero creo que cualquiera al que le haya marcado una película puede entenderlo. Cuando nos enamoramos de una película, nos volvemos un poco paranoicos y sobreprotectores con ella. ¡Que no la toquen! ¡Que no la difamen!

Ghost-in-the-Shel-Humanidade-Mokoto-Kusanagi-e1478446010349.png

¿Qué harías si rehicieran una de tus películas favoritas? ¿Qué haría Night Owl si Woody Allen decidiera rodar un remake de Perks of Being a Walflower? ¿Qué pasaría si alguien hiciera un remake de Pulp Fiction?  ¿Qué pasaría si un tal Rupert Sanders readaptara las novelas de El Padrino para acomodarlas a los gustos del gran público actual? Muerte y destrucción, eso pasaría.

  1. Readaptando lo adaptado.

Habitualmente puedo aceptar una readaptación, si en ella se aporta algo nuevo, si se le da un enfoque que la diferencie de lo hecho anteriormente. El resultado puede gustarme más o menos, pero al menos lo percibo como un intento de explorar nuevas posibilidades. No creo que éste vaya a ser el caso con la nueva Ghost in the Shell. ¿Por qué? Porque en el primer trailer que salió de la película, que dura dos minutos, ya vemos unas cinco escenas que son calcadas a otras que aparecen en la adaptación del ‘95. Y aquí es dónde para mí este proyecto empieza perder su sentido.

GITS.png

¿Para qué vas a hacer una adaptación de algo que ya está adaptado copiando las escenas de la primera adaptación? “Para hacer dinero”, susurra el cínico que llevo dentro, “pones a una tía buena de protagonista, le quitas al guion lo denso y lo sesudo de la original y le metes un par de escenas de acción por el medio, para que la peña no se duerma. Éxito asegurado”. “Es solo un trailer”, le responde el ángel que se ha sentado en mi hombro, “tendrás que esperar a que se estrene para acusarla de eso, mamón. Puede que solo sean escenas para homenajear la adaptación de Oshii, tú qué sabes”. No sé de dónde ha salido este cabrón alado, pero puede que tenga razón. Ojalá la tenga.

  1. Mi amargo pesimismo

Pero dime, tal y como está el panorama en el cine comercial de hoy en día ¿se supone de verdad que tengo que tener esperanzas de que estas escenas solo sean homenajes puntuales? ¿Tengo que confiar en que esta será una adaptación inspirada? ¿En que puede desarrollar una propuesta argumental o visual interesante? Uf, cómo me cuesta. Me cuesta por lo que veo en el trailer y porque si sigues un poco la actualidad cinematográfica de Hollywood, sabrás que en la “fábrica de los sueños” se ha perdido la ambición creativa y la inspiración no aparece por ninguna parte.

635959230594080552344443281_Hollywood-Sign-640x410.jpg

Hablar hoy de la actualidad de Hollywood es hablar de películas de hace 10, 20 o 50 años, filmes que vuelven a estrenarse en forma de remakes y reboots. Es hablar de secuelas, precuelas, entrecuelas, spin-offs. Vivimos en la década del reciclaje, las grandes productoras estadounidenses no hacen más que regurgitar éxitos del pasado y éxitos de otros medios. Los meten en latas con pegatinas coloridas y brillantes que llevan la etiqueta “Nuevo” adherida al dorso, para que después los espectadores traguemos como imbéciles. Es el nuevo ciclo vital de la industria.

Esto lleva siendo así años y no tiene pinta de que vaya a cambiar en un futuro cercano. ¿Dices que tengo que esperar a que se estrene Ghost in the Shell para opinar? ¿Que tengo que confiar en que ésta no será una lata de conservas más? ¿Con un director cuya única película realizada hasta la fecha es Blancanieves y la leyenda del cazador? ¿Con Dreamworks y Paramount detrás del proyecto?

Uf, no sabes cómo me cuesta.

Ya me voy

Ahí lo tenéis, tres problemas que tengo con Ghost in the Shell (2017), tres motivos por los que pienso que no me va a gustar un carajo. ¿Son motivos fundados en un material promocional que no refleja para nada el resultado final del producto que anuncia? Por supuesto, admito lo parcial de mi visión. Cuando salga la película escribiré la “Parte 2”, con una opinión más fundada pero igual de subjetiva y sincera que esta cadena de prejuicios que me acabo de marcar. Espero de corazón que esta película me guste, pero las cosas no pintan bien desde mi atalaya de amor y pesimismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s