Castlevania y The Witcher. ¿Una nueva esperanza?

¿Cuántas adaptaciones cinematográficas o televisivas de un videojuego has visto que merezcan la pena? Yo no recuerdo ninguna…

Desde que en 1993 a algún lumbreras se le ocurrió financiar una superproducción de Super Mario Bros., las adaptaciones de este medio no han levantado cabeza. Algunas han sido éxitos de taquilla, como la eterna Resident Evil (2002-¿2017?), otras han sido veneradas por los fans más acérrimos del videojuego en el que se basaban, como sucedió con Warcraft: The Beggining (2016), pero ninguna ha logrado destacar realmente por su valor cinematográfico. Sin embargo, parece que en Netflix están decididos a crear la excepción a la norma y preparan el estreno de dos series que pueden cambiar el orden de las cosas: Castlevania (Julio 2017) y The Witcher (Sin confirmar).

¿No conoces estos juegos? ¿No conocías la existencia de estos próximos estrenos? Hoy os traigo toda la información disponible y un rápido análisis de las ventajas y contrapartidas a las que se podría enfrentar la compañía experta en video on demand  para crear dos buenas adaptaciones.

Castlevania

¿Qué es Castlevania?

Anciana franquicia de videojuegos que comenzó su recorrido en los 80, con la primera Nintendo, y que lleva ya unas 40 entregas, con los altibajos de calidad que cabe esperar. Netflix adaptará la tercera entrega de la saga principal, Castlevania III: Dracula’s Curse (1989), precuela del juego original y considerado por muchos el mejor título de la primera trilogía. En él se relata la historia de Trevor Belmont, miembro de una prestigiosa familia de cazavampiros, que lucha por liberar a la Europa del s.XV de las garras del malvado Drácula.

¿Hay motivos para tener esperanza en la adaptación?

Sí.

El primero de ellos diría que es el cheque en blanco narrativo que proporciona el material original. Los rasgos más característicos del videojuego no pertenecen a la historia, sino a lo que la rodea, como el intrincado diseño de niveles o la acción frenética. Quizá más identificables todavía sean su tono y estética, inspirados en la oscuridad gótica y terrorífica del Drácula de Bram Stoker y de sus muchas adaptaciones. Esto ofrece al equipo creativo una serie de pautas y referentes a explorar, al mismo tiempo que les permite aprovechar la premisa del juego para crear el relato que desean.

castlevania-netflix.jpg
Alucard, uno de los personajes más memorables de la saga, se espera que aparezca en la serie.

Lo que me lleva a mi segundo motivo para la esperanza: el equipo creativo. Porque de poco serviría esa libertad si no fuera acompañada de un talento que sepa aprovecharla, y viendo los créditos, creo que el talento está asegurado. Warren Ellis, escritor inglés conocido y reconocido por sus trabajos en el mundo del comic (Transmetropolitan, Planetary), será el guionista. Mientras que la animación y dirección, estarán a cargo de Frederator Studios, habituales colaboradores de Nickelodeon (Hora de Aventuras), y Powerhouse Animation Studios, curtidos en animación para videojuegos (The Banner Saga).

A esto se le une una base de fans muy descontenta con el trato que Konami (propietaria de los derechos de la franquicia) ha dado a su amada saga en los últimos años. Unos fans que han respondido muy positivamente al teaser de Netflix, así que no se esperan los clásicos “pero ese personaje era blanco y ahora es negro, ergo vaya mierda de serie” que ya vimos con el anuncio de la película de Death Note (Agosto 2017).

Con viento a favor parte este nuevo proyecto que, esperemos, llegue a buen puerto.

The Witcher

¿Qué es The Witcher?

Saga mucho más reciente que Castlevania, nace en 2007 en tierras polacas de la mano de CD Projekt Red, un pequeño grupo de desarrolladores que deciden adaptar la serie de novelas firmadas por el escritor Andrzej Sapkowski. Aún no sabemos en qué medida la serie estará basada en los libros o en los videojuegos, pero sin duda la decisión de producirla se ha llevado a cabo gracias al tremendo éxito de crítica y público que ha obtenido el último título de CD Projekt Red: The Witcher 3: Wild Hunt (2015). Los juegos están ambientados en un mundo fantástico de inspiración medieval europea, y relatan las aventuras de Geralt de Rivia, un legendario brujo dedicado a la caza de monstruos por encargo.

¿Hay motivos para tener esperanza en la adaptación?

Sí, aunque yo sería un poco más prudente con esta.

¿Por qué? Pues porque aún no se saben muchos detalles del proyecto, y lo poco que se conoce no me basta para ser abiertamente optimista al respecto. De hecho hay algunos elementos que me hace temer por el buen resultado de la serie, como el hecho de que se anuncie The Witcher como el arma definitiva de Netflix para hacer frente a Juego de Tronos, buque insignia de la HBO. Hace un momento hablaba de los desastres provocados en el cine por la adaptación de videojuegos, ¿ahora me quieres decir que va a ser una de estas adaptaciones la que compita cara a cara con una de las ficciones más exitosas de los últimos tiempos? Para el carro.

Aspirar a que la serie sea buena vale, pero cargarla con unas expectativas de éxito desmesuradas, me parece que puede tener resultados negativos en su equipo creativo y, especialmente, en la recepción del público. Las comparaciones siempre son odiosas.

74487-The_Witcher_3_Wild_Hunt-video_games-Geralt_of_Rivia.jpg
¿Quién será el elegido para interpretar a Geralt de Rivia? Hay quien ya habla de Mads Mikkelsen.

Sin embargo, la existencia de estas expectativas tiene una razón de ser, y esa es la complejidad del mundo y la densidad narrativa que contienen los libros de The Witcher, un laberinto de capas que los juegos han ido puliendo a su vez a lo largo de tres entregas. El de Geralt es un mundo en continua agitación, lleno de criaturas monstruosas, gobernantes corruptos, sociedades clandestinas y guerras. La saga ha utilizado todos estos elementos para crear un interesante contexto narrativo donde tramas de intriga y ambición política se cruzan con otras, guiadas por la venganza o el deseo. Así que no cabe duda de que si los encargados de esta adaptación saben gestionar toda esta complejidad, pueden construir una historia que, como mínimo, sea entretenida.

¿Será capaz el equipo creativo de llevar a cabo esa gestión? Pues no tengo ni conjeturas al respecto. Por lo que sabemos, la producción de la serie estará a cargo de la Sean Daniel Company, responsables de la última película de La Momia (2017), la guionista será Thania St. John, veterana del guion televisivo con series como Grimm (2011) a sus espaldas, y el director será el polaco Tomasz Baginski, nominado a un Oscar en 2003 por su corto de animación Katedra. En definitiva, ningún peso pesado, ningún Warren Ellis para levantar la moral. Así que tendré que esperar a que salga algún trailer para evaluar más en profundidad mi confianza en el proyecto.

¿Qué opináis vosotros?

Ahí lo tenéis, dos series de procedencia gamer que podrían convertirse en los nuevos modelos a seguir para las futuras adaptaciones del medio. Como fan de los videojuegos que soy, espero de veras que sea así y que por fin se acabe esta triste procesión de adaptaciones en la que cada productora ha encontrado su propia forma de decepcionarnos. Sueño con el día en el que los videojuegos dejen de ser en cine y televisión sinónimo de relatos insustanciales, con personajes difusos y escenas de acción sin un propósito dramático que las haga interesantes. Ojalá sean estos dos proyectos los que pongan en valor el potencial narrativo que alberga este medio.

Libidinosamente se despide, Lémur

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s