El drama televisivo (III): Person of Interest, cómo la densidad puede matar a tu audiencia

Ya traté de aclarar hace unas semanas que la calidad audiovisual no tiene por qué estar reñida con el formato ‘caso-semanal’. Pero es de obligado reconocimiento que ese simplista planteamiento no es algo que me atraiga normalmente. En Hannibal, por ejemplo, lo semanal no fue más que un escollo necesario para dar paso a una segunda temporada plagada de secundarios de lujo y relaciones resentidas. Fueron 13 horas de ficción con un manifiesto crecimiento gradual. Pues bien, Person of Interest tiene 2 temporadas, unos 45 episodios, en concreto, semanas y semanas de absoluta pereza. Aproximadamente 1935 minutos de calentamiento… ¿¡estamos locos!?

Continúa leyendo “El drama televisivo (III): Person of Interest, cómo la densidad puede matar a tu audiencia”

Anuncios

Atomic Blonde – Deliciosa confusión

En 1989 el muro de Berlín es derribado, dando fin al período de guerra fría. Pero esta película no va de eso. Con esta declaración de intenciones arranca Atomic Blonde, una de las más eléctricas películas de acción que he visto en mucho tiempo. La cinta deja claro desde el principio que su objetivo no es recrear lo acontecido en los últimos años de la … Continúa leyendo Atomic Blonde – Deliciosa confusión

El drama televisivo (II): Sense8, ¿quién dijo expectativas?

El drama televisivo (I): Hannibal, el doloroso grito de la cancelación

‘Criticar por instinto’ tiene muchas consecuencias. La primera y probablemente la más dolorosa, es que a veces terminas tragándote tus propias palabras. Ya hablé hace una semana sobre cómo me gusta atragantarme con mis prejuicios, y cómo también las series se nutren de estas expectativas para crecer a costa de nuestras presunciones narrativas.

Continúa leyendo “El drama televisivo (II): Sense8, ¿quién dijo expectativas?”